A pesar de que el Enterprise Agile Coach y el Agile Coach tienen nombres y funciones similares, la principal diferencia está en el entorno de trabajo de estos profesionales…

Los cambios en el mercado y la forma de realizar proyectos y gestionar personas ha ido evolucionando cada vez más. Dentro de la agilidad, esto no es diferente: surgen nuevas funciones y responsabilidades y, con ello, los profesionales necesitan adaptarse, capacitarse y realizar nuevas tareas.

Si el Agile Coach es el profesional que está codo a codo con el equipo, asegurando las entregas y guiando a los escuadrones para crear valor para el cliente, el Enterprise Agile Coach actúa en otro ámbito, junto a los líderes de las empresas, los responsables de la toma de decisiones. El ámbito por el que transitan ambos profesionales es diferente, pero esto no quiere decir que exista una jerarquía entre ellos ni mucho menos que para actuar como Enterprise Agile Coach

es necesario contar con la experiencia de un Agile Coach profesional. Diego Bonilha, que trabaja como capacitador aquí en Adaptworks, nos lo explica.

“Estas son áreas conectadas, pero si eres un Coach Ágil y pasas a una carrera empresarial, no obtuviste una promoción. Así como no puedes afrontar eso para ser una empresa, tienes que haber sido un Coach Ágil. Estos son roles nuevos y las personas tienen sus experiencias detrás de ellos que respaldarán sus conocimientos. Puede ser un camino natural, pero no obligatorio”.

-dice Diego Bonilha, uno de los Trainers de Adaptworks.

DÍA A DÍA

La búsqueda constante de mejora, sin embargo, debería ser una regla en la vida del profesional del coaching. La búsqueda de nuevas ideas, nuevas prácticas y nuevos enfoques, la atención a los aspectos de la comunicación y la forma en que las personas se comunican entre sí deben ser realizadas incesantemente por quienes trabajan en el área. Este es también un aspecto común entre el profesional Agile Coach y el Enterprise Agile Coach. Diariamente, el trabajo de estos profesionales se distingue por su campo de actividad. La rutina de una empresa consiste en establecer la agenda con las personas que están trabajando. A menudo tendrá reuniones y reuniones, actuando como facilitador. Su rutina incluye moverse por diferentes áreas, hablar con diferentes personas y trabajar con la toma de decisiones. En el caso del Agile Coach profesional, las áreas en las que se mueven están directamente vinculadas a los equipos, atendiendo y orientando las demandas de sus escuadrones.

DESAFÍOS

Si el lugar por el que viajan es diferente, los desafíos a los que se enfrentan a diario también lo son. En el caso del Enterprise Agile Coaching, el establecimiento de cambios se ve como una prioridad. Y, si por un lado estos cambios son necesarios, por otro, también provocan cierto malestar, sobre todo si tenemos en cuenta que el profesional está trabajando con personas de altos niveles de jerarquía.

“Es importante que los profesionales sepan cómo lidiar con esto. Funciona en un entorno tolerante a fallos. Los cambios hoy en día no son prescriptivos ni lineales y acaban entrando en un campo a veces desconocido”, añadiendo que estos profesionales deben ser un agente de cambio en su entorno. – destaca Bonilha

A nivel de equipo, el profesional de Agile Coaching debe lidiar con las resistencias individuales de cada persona. Es necesario lidiar con el comportamiento a veces dañino de cada persona, sus problemas de comunicación y brechas de resistencia. Depende de él mapear los escenarios para trabajar al individuo en un entorno seguro y experimental.

“Y esta experimentación puede ser todo: una nueva funcionalidad diferente al producto que se está ejecutando en producción, pero también una forma de transmitir conocimiento dentro del equipo. Todo este ‘permiso’ que se da dice mucho sobre la empresa, sobre lo que es aceptable allí. El profesional Agile Coach necesita crear una rutina para ello e intentar algo en algún nivel”, completa Diego.

PREPARACIÓN PARA LAS CARRERAS

En general, obtener una certificación puede ayudar a una persona que quiera convertirse en Enterprise Agile Coach y Agile Coach. Pero el conocimiento previo en el área de especialización también puede ayudar en el día a día con los equipos. La experiencia, el conocimiento, la vivencia y el conocimiento en agilidad son factores importantes para capacitar a un profesional en esta área.

Para trabajar con Agile Coaching, por ejemplo, es fundamental tener inteligencia emocional. Conocer técnicas de comunicación, como la escucha no violenta, activa, conocer diferentes herramientas de retroalimentación y prácticas de línea ágil que también son fundamentales para el trabajo. Además, es importante conocer los marcos de agilidad de escala. Tener este conocimiento le da al Agile Coach una gama más amplia de posibilidades.

En el caso del Enterprise Agile Coaching también deben existir las técnicas anteriores, junto con ellas es importante tener conocimiento en agilidad empresarial, saber estimar, escribir una historia y saber romper una historia, tener buenas técnicas de facilitación y toma de decisiones, team building, entre otros.

“La empresa necesita conocer una gama interesante de métricas con las que pueda medir resultados y procesos. En el área de Coaching, las cosas terminan siendo muy subjetivas y los números ayudan a hacer tangible si los métodos están funcionando o no» – agrega Bonilha

CAMPO DE ACTUACIÓN

Una vez adquiridas las técnicas sumadas a cierta experiencia, el mercado se expande. En este sentido, el profesional de Agile Coaching podrá trabajar con equipos ágiles para trabajar con entrega y pensar en la generación de valor, pero siempre dentro de los equipos.

Y las ramas son las más distintas: pueden ser productos, servicios, finanzas, aplicaciones, telecomunicaciones, logística y salud. El mercado está muy diversificado porque la agilidad ya es una realidad para las grandes empresas, pero también para las pequeñas.

“Este sector ha llegado y ha ocupado espacio en la forma en que las empresas piensan, actúan, entregan y contratan. Cómo las empresas afrontan los problemas, porque la mentalidad ágil va mucho más allá”, destaca Diego.

La Empresa actuará donde exista una necesidad de cambio organizacional, entendiendo, mapeando la cadena de valor, identificando cuellos de botella en los procesos, encontrando oportunidades, brechas, promoviendo ideas y buscando adoptar diferentes enfoques para la empresa.

 Un factor que es fundamental para el buen funcionamiento del trabajo de la empresa es que la organización está realmente dispuesta a evaluar y cambiar la forma en que se comporta. Si esta entrega de valor que te propones realizar a tu cliente está de acuerdo con lo que debe revisarse y mejorarse.

¿Le gustó comprender las diferencias entre Enterprise Agile Coach y Agile Coach? ¡Déjanos tus comentarios!

Diego Bonilha

Sou formador oficial da ICAgile na trilha Agile Coaching Expert e SPC (SAFe Program Consultant) oficial. Tenho experiência como desenvolvedor, líder, gerente de projetos e Scrum Master. Agilidade em escala e novos modelos de gestão em um mundo em constante evolução são assuntos que me fascinam e por isso busco. apoiar a mudança organizacional das grandes empresas em diferentes níveis

Deja una respuesta